CUIDADOS DE LAS MASCOTAS EN NAVIDAD

En estas fiestas de Navidad, parece que todos queremos ser más felices, pero ¿Qué ocurre con nuestras mascotas?Esta suele ser una época un poco extraña para ellas.
Uno de los principales problemas es el exceso de ruido dentro y fuera de nuestras viviendas. El origen está en los petardos, sobre todo durante la celebración de fin de año, cuando nos juntamos la familia. . . Todo esto puede generar cierto estrés en nuestras mascotas. Esto es debido a la alta sensibilidad que poseen los animales ante estímulos sonoros intensos. La capacidad auditiva de los perros(60,000 ciclos por segundo) se diferencia de la nuestra(20,000 ciclos por segundo) por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias; gracias a lo cual perciben sonidos que para el hombre son imperceptibles. En cuanto a la percepción de sonidos distantes, los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia cinco veces mayor que un ser humano. Todas estas características provocan a nuestras mascotas “hipersensibilidad auditiva”, donde los ruidos fuertes pueden causarles pánico y provocar que manifiesten conductas no habituales, tales como huidas, miedo. . .

La mejor forma de evitar incidentes, es disponer a nuestros animales en una habitación donde estén cómodos, con juguetes habituales, comida, agua. . . Podemos dejarle la radio, el televisor, o bien música depende de lo que estén acostumbrados. Es decir, les vamos a crear un pequeño refugio.

Otros aspectos que tenemos que tener en cuenta, son los traslados a casas de familiares que realizaremos en compañía de nuestras mascotas. El viaje ya les provoca estrés, sobre todo a los gatos; en el caso de los gatos la mejor opción, si únicamente van a ser 3 ó 4 días, es dejar al minino solo en casa con abundante comida y bebida, las bandejas limpias y alguna más preparada por si acaso. La casa debe estar bien cerrada y con ventilación: ten cuidado con las puertas no vayan a cerrarse por alguna corriente y dejar a los gatos aislados. Estaría bien que alguien conocido y de confianza visite al gato en nuestra ausencia.

Una buena alternativa cuando nos vamos, es dejar a nuestra mascota al cuidado de una residencia. El animal no debe considerar la estancia como un castigo. Es esencial poseer referencias de las instalaciones y de las personas que trabajan en ellas, qué trato tienen, cómo son los habitáculos, juegos, comida, higiene. . . Podemos llevarlos antes a conocer las instalaciones, y si el personal hace un buen trabajo, conseguirán que esta primera impresión sea agradable para ellos, por lo que en posteriores visitas o estancias el animal se sentirá a gusto. Esta primera visita sería muy breve, de entre 15 y 20 minutos. Después regresaríamos a casa y, un día antes del viaje, volveríamos a llevarlo y, si es posible mismo día del viaje, lo visitaríamos para que el animal no sienta este espacio como un abandono, sino como unas vacaciones durante unos días.

Comentar que la mayoría de las urgencias que se atienden en estas fechas están relacionadas con problemas digestivos. Todo se debe a la alteración de la alimentación:  es importante intentar conservar la dieta de las mascotas y no alterarla con gran variedad de alimentos que utilizamos en ésta época del año, pues casi siempre les pueden producir problemas.

Para finalizar comentar que muchas personas se plantean regalar animales en estas fechas navideñas. . . esta intención, en sí misma, no tiene por qué ser un problema, el problema reside en la sorpresa, el interés y el desconocimiento del receptor de éste regalo vivo.

Si tenemos absolutamente claro que la persona que recibirá el animal, lo desea, tiene posibilidades de atenderlo, su entorno familiar está de acuerdo pues, ADELANTE!!!! La alegría que supone la incorporación de un amigo deseado, unida al acto de un regalo, puede ser algo maravilloso, pero eso sí, y perdonad la insistencia, si se cumplen todas las premisas comentadas.

Bueno, y ¿dónde conseguirlo? En la actualidad podemos conseguir un felino, cachorro o adulto, con raza o sin raza. . . Podemos acudir a una entidad de protección animal, allí encontraremos animales de todas las edades, algunos de raza, y casi siempre esterilizados; en la mayoría de las ocasiones ya han realizado al animal las pruebas sanitarias oportunas, están vacunados y desparasitados.
Si queremos un perro de raza podemos acudir a una tienda especializada o a un criador.

Yo os animo, por supuesto, a que penséis en la primera opción.
Muchos mantecaditos y muchas burbujas para estas fiestas y por supuesto felíz Navidad!!!

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

La ansiedad por separación es un problema frecuente en nuestros perros que aparece durante su desarrollo. Normalmente aparece en cachorros a partir de los seis meses de edad, y se manifiesta con episodios destructivos, micción y defecación en casa, pero solamente cuando los dejamos solos.
La mayoría de los casos es de baja intensidad, y el propietario lo atribuye a que el cachorro quiere llamar la atención o se quiere vengar por dejarlo solo. Entonces el propietario intenta resolver el problema con soluciones que agravan la situación: como es no dejarlo solo, atarlo o encerrarlo al salir de casa, castigarlo cuando vuelven. . .

Ya sabemos que hacia la tercera semana de vida se inicia el periodo de socialización en el cachorro donde comienza a establecer relaciones con su entorno. Posteriormente entre los 3 ó 4 meses se inicia la fase de desapego maternofilial, así el cachorro comienza a evolucionar como adulto.
Al retirar al cachorro de su madre y hermanos e integrarlo en nuestra familia, impedimos que la conducta de desapego se desarrolle favoreciendo así la aparición de la ansiedad por separación.
Nosotros tendemos a cuidarlo y protegerlo, por lo que  no favorecemos que se produzca ese desapego, de tal manera que, cuando lo dejamos solo se desencadena una situación de ansiedad que provoca esos comportamientos destructivos.
Los síntomas más frecuentes son: ladridos y aullidos al dejarlo solo; micción y defecación en cualquier parte de la casa; destrozo del mobiliario, ropa, quicios de las puertas. . . El cachorro muestra todo esto únicamente cuando está solo en casa.
En algunas ocasiones estos síntomas comienzan a manifestarse en la edad adulta, siendo el desencadenante algún cambio en la situación familiar: vuelta de las vacaciones en las que siempre estaba acompañado; que uno de los miembros de la familia que normalmente estaba en casa comience a trabajar y, por lo tanto, a dejarle más tiempo solo; cambios de turno en los horarios de trabajo . . .

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA.

AL SALIR

  • No interactuar con él los momentos antes de salir de casa. No se debe acariciarlo y decirle “te vas a quedar solito, sé bueno”. Ignorarle como si no pasase nada.
  • Cambiar nuestras rutinas al salir de casa: vestirse y calzarse, coger el abrigo y las llaves, cerrar puertas. . . todo esto lo hacemos siempre igual, una rutina que él asocia con la próxima soledad y se dispara su ansiedad. Podemos ponernos los zapatos en casa, coger las llaves y sentarnos delante del televisor, ponernos una chaqueta e ir a la cocina, dejar las llaves bajo el felpudo. . .
  • Fingir falsas salidas, para que compruebe que esas rutinas no siempre terminan en soledad: vestirnos y calzarnos sin salir, hacer salidas cortas(bajar la basura, o tan sólo hasta el ascensor), incluso hacer estas salidas cortas sin cambiarnos la ropa, coger las llaves y abrir y cerrar la puerta sin marcharnos.

AL REGRESAR
Debemos evitar interactuar con el cachorro, pues lo considera una recompensa al finalizar la situación de ansiedad.

  • No hablarle ni acariciarle cuando viene a festejar nuestro regreso. Como si no existiese. Comenzar a hacerlo cuando, pasados unos minutos se tranquilice y no esté siguiéndonos.
  • Es importante no regañarle ni pegarle cuando vemos sus “hazañas”. Comportarnos como si no pasase nada.
  • Evitar recoger los destrozos en su presencia, él entiende que se reconocen sus “méritos”. Esperar que alguien lo distraiga o saque a la calle para recogerlos.

Cuando aparecen los primeros síntomas, es importante actuar cuanto antes para que la solución sea más fácil.

ALERGIA DE LAS PERSONAS A LAS MASCOTAS

Casi todos los animales con piel o plumas pueden producir alergias en las personas.
Normalmente son personas con predisposición genética a padecer estas reacciones ; y el perro y el gato son los principales causantes de la enfermedad porque son con los que compartimos más tiempo.
Aproximadamente, un 15% de la población padece algún tipo de alergia a los animales, pero existe un 10-15% que padecen sensibilidad al gato aunque no desarrollan signos de alergia, es decir, dan positivo en las pruebas cutáneas de detección pero no manifiestan signos de alergia.

El riesgo de desarrollar una alergia a los animales es mayor en niños, normalmente los primeros síntomas aparecen antes de los 12 ó 14 años. Aunque la alergia también puede aparecer en adultos.

CAUSAS DE LAS ALERGIAS

Las causantes de la reacción alérgica son las proteínas que se encuentran en la piel, el pelo, la saliva  de los animales, así como, secreciones glandulares y orina. Estas proteínas son acarreadas por el aire en forma de partículas de polvo muy pequeñas, que van contaminando con el tiempo el interior de los hogares y el polvo de esas casas, y por lo general, a mayor tiempo de permanencia del animal, mayores serán proporcionalmente, las concentraciones de estos alérgenos en el hogar. El aire transporta estas sustancias que contactan con los ojos, la piel y las vías respiratorias de los humanos. Hay que aclarar que el contacto con el alérgeno también puede ser directo, es decir, tocando al animal.
En algunas ocasiones pueden existir reacciones tardías (más de 12 hs), aunque generalmente, los síntomas se dan a los poco minutos: rinitis(estornudos, moqueo, nariz congestionada), conjuntivitis, lagrimeo, picor en los ojos, asma tos, urticaria, angiedema , dermatitis, prurito o anafilaxia.
DIAGNOSTICAR Y EVITAR LA ENFERMEDAD

Para diagnosticar la enfermedad es suficiente con saber cuándo y dónde se produjeron los síntomas, pero se puede confirmar con pruebas cutáneas o analíticas sanguíneas.
El tratamiento está enfocado a prevenir el contacto con los alérgenos, lo que inplica evitar la convivencia con animales o hacerlo con aquellos que no provoquen alergias.
Si decidimos buscar otro hogar para nuestra mascota tenemos que tener en cuenta que la carga alergénica de la vivienda, no disminuirá por debajo del umbral que normalmente daba lugar al brote alérgico hasta 12-16 semanas después.
Si no podemos o no queremos separarnos de nuestra mascota tendremos que tomar una serie de medidas: alojar al animal en el exterior de la vivienda, reducuendo así la exposición; no utilizar alfombras u otros objetos que puedan acumular pelo, saber, que la limpieza a vapor  puede ser mejor que el aspirado, aunque puede favorecer el crecimiento de hongos que también pueden ser alergénicos;lo mejor es tener un piso de madera o mosaico; una opción preventiva son los filtros de aire caseros que van a reducir las partículas alergénicas suspendidas; emplear trapos humedecidos para la limpieza e intentar prevenir la alergia o controlar los síntomas con fármacos como aerosoles de aplicación nasal.

En el mercado existen productos de aplicación tópica , sobre el manto del animal, formulados para reducir la carga de alérgenos; esto evita tener que lavar al animal en exceso, con lo que no alteramos la superficie cutánea, manteniendo intacto el manto lipídico.

Se pueden llevar a cabo programas de sensibilización o vacunación antialérgica, esto es algo que deben tratar con el médico. Parece que su eficacia sólo es parcial.
Desgraciadamente, la mayoría de los alérgicos mantienen ésta sensibilidad por toda la vida. Es importante saber que se trata de un problema crónico, pero sí CONTROLABLE.