Falsos mitos sobre la alimentación canina

Es muy frecuente que los propietarios de perros se dejen guiar por una serie de creencias que se han ido transmitiendo de boca en boca.

Vamos a analizar algunos de estos mitos:

1.- MI PERRO COME LO QUE YO COMO

Lo cierto, es que los perros no tienen ni los mismos hábitos ni las mismas necesidades nutricionales que los humanos .

Son carnívoros no estrictos, es decir, aprovechan las proteínas animales y también las vegetales de calidad.

Al contrario que el hombre, pueden asimilar grandes cantidades de grasa. Sus requerimientos de minerales y vitaminas son muy diferentes a los del hombre.

Su aparato digestivo no está adaptado a muchos ingredientes y condimentos que usamos para cocinar.

2,- EL  PERRO NECESITA VARIAR  SU ALIMENTACIÓN

Lo ideal para un perro es recibir todos los días el mismo alimento.

Los cambios muy frecuentes exponen al animal a trastornos digestivos.

Las modificaciones bruscas no dan tiempo a que la flora intestinal específica se readapte al nuevo alimento. Cuando hay que hacer un cambio de alimentación debe realizarse mediante una transición progresiva a lo largo de unos días.

3,- EL CALCIO ENDEREZA LAS OREJAS DEL CACHORRO.

En realidad, el calcio y las vitaminas no sirven para nada en este caso , ya que las orejas están formadas por cartílago que no fija el calcio( si lo hiciera se convertiría en hueso).

Xej: pastor alemán 4-6 meses.(caida de orejas y deformación de aplomos).

4,- ES BUENO DARLE HUESOS PARA QUE SE LIMPIE LOS DIENTES.

Lo cierto es que no provocan más que problemas.

En los dientes pueden producir roturas y un desgaste excesivo ; en el tubo digestivo pueden originar obstrucciones, perforaciones, así como, gastritis, enteritis e incluso retención de heces(estreñimiento).

4,- LOS PERROS DEBEN COMER UNA SOLA VEZ AL DÍA.

Una costumbre muy común es la de dar al perro su comida diaria en una sola ración. Como lleva sin comer todo el día, está hambriento y lo ingiere todo de una vez. Una ingesta muy voluminosa puede provocar alteraciones gástricas e intestinales; además dar lugar a una digestión insuficiente y menor absorción de los nutrientes.

Lo recomendable es dar al cachorro su alimento diario repartido en 3 ó 4 veces al día y los adultos en 2 ó 3 veces al día.

5,- HAY QUE AÑADIR CARNE A LOS ALIMENTOS INDUSTRIALES.

Los productos comerciales de alta calidad están estudiados y formulados para responder perfectamente a las necesidades nutricionales específicas de las distintas situaciones fisiológicas (crecimiento, gestación, . . ), de los distintos tamaños , de determinadas sensibilidades. . .

Esto significa que no hay que añadir nada.

6,- EL PERRO TRABAJA MEJOR SI ESTÁ EN AYUNAS.

Es cierto que la digestión reduce la agudeza olfativa durante la hora siguiente a la comida. Por eso, los perros que trabajan con su olfato (perros de búsqueda, rastreo, caza. . ) no deben comer justo antes del trabajo. Sin embargo, esto no justifica que se les deba dejar en ayunas desde el día anterior, sino todo lo contrario: para una actividad de resistencia es sumamente recomendable darle al perro una ración ligera dos horas antes del esfuerzo.

CONCLUSIÓN:

Lo que debemos tener presente siempre, es que si damos a nuestro perro un alimento completo y equilibrado, de alta calidad y adecuado a sus características, no debemos darle nada más.