Archivo de la etiqueta: canino

Socialización

La semana pasada, hablamos por encima de la socialización; pienso que es un tema importante, y me gustaría profundizar un poco más.

¿En qué consiste?

Por definición, es el proceso en el que los animales jóvenes establecen relación con otros animales de su misma especie y de otras especies; podemos decir que es el periodo más receptivo del animal, en el que aprenden a interaccionar con todos y con todo lo que les rodea.

En los perros, el periodo más receptivo va desde las tres semanas hasta los tres meses de vida, mientras, en los gatitos es entre la segunda hasta la séptima semana de vida.

La socialización antes de las 14 semanas es decisiva, pero debe continuar también después de esta edad.

Si al final de este periodo nuestro cachorro no ha sido socializado de forma correcta es probable que desarrolle conductas miedosas y defensivas. Si un animal no se encuentra suficientemente estimulado, su aprendizaje va a ser más lento, van a tener peor coordinación y van a ser más miedosos.

Otro factor decisivo en el comportamiento de nuestros cachorros, es el papel de la madre.

La perra y la gata con una conducta materna adecuada, dan una descendencia más fuerte y con un carácter más equilibrado. Si un cachorro es separado de la madre con temprana edad, no aprenderá conductas como la dominancia,interpretar los signos de sumisión, controlar la fuerza de sumordida, es decir, no va a saber relacionarse con otros de su misma especie.

¿Qué debemos hacer para que nuestro animal sea más sociable?

*Lo primero sería mantener al cachorro con su madre y hermanos durante las primeras seis semanas de vida, con el fin de que pueda desarrollar las habilidades de comunicación y sociales y darle la oportunidad de jugar y relacionarse con sus hermanos.

  • Hacia las seis semanas de edad, deben situarse en su nueva casa para que se vayan habituando a las personas y otros animales con los que vaya a vivir.
  • Debemos exponer al animal al mayor número de estímulos posibles:
    • Personas diferentes: niños de distintas edades, ancianos, hombres con barba, con minusvalías, personas de uniforme y por supuesto al veterinario!!
    • Exponerlo a ambientes distintos : coches, camiones, parques, zonas comerciales, ascensores, peluquería y clínica veterinaria.
    • Exponerlo a estímulos: truenos, relámpagos, tráfico, aspiradora. . Así como, acariciarlos desde temprana edad y acostumbrarlo a la correa.

La exposición debe ser gradual para no abrumar al cachorro.

¿Qué pasa con las vacunas y la socialización?

Es una duda frecuente, ya que el calendario vacunal finaliza aproximadamente a los tres meses de edad; y los vterinarios normalmente aconsejamos que no saquen al animal a la calle por miedo al contagio de enfermedades.

Por otro lado, nosotros sí salimos a la calle, por lo que podemos actuar como portadores de enfermedades.

Con esto quiero decir que la virtud está en el término medio no ?

Mi consejo es que no los dejemos confinados hasta los 3-4 meses, que los saquemos de forma paulativa y en zonas poco frecuentadas por otros animales.

La visión del perro

De todos los sentidos que tiene el perro, el de la vista es el más desconocido. Existe la creencia generalizada de que los perros ven en blanco y negro, o sólo distinguen los tonos del gris. Pero no es así. La vista no es uno de los sentidos más importante para el perro, pero se adapta a sus necesidades cotidianas.

Comparando el sistema visual de los perros con el de las personas, se aprecian importantes diferencias. En primer lugar, el perro tiene una visión del mundo que le rodea muy distinta a la nuestra, ya que su perspectiva es totalmente diferente: un perro lo ve todo a no más de medio metro del suelo, y algunas razas incluso a pocos centímetros. Además, mientras que las personas tienen una gran memoria visual, hasta el punto de que nos reconocemos por la vista, los perros necesitan utilizar sus otros sentidos del olfato y el oído para recordar. Por eso, un perro no se fía totalmente sólo de la vista, sino que necesita el apoyo de otros sentidos.

Hosting web rápido y seguro

EL DESARROLLO de la vista canina es similar  a la humana pero con importantes diferencias. Al nacer, el perro es ciego, y los únicos sentidos que funcionan son el tacto, el olfato y el gusto. La vista y el oído funcionarán cuando el cachorro cumpla entre diez y quince días. A partir de las seis semanas comienza a desarrollar su percepción visual progresivamente hasta aproximadamente los tres meses, cuando alcanza su visión definitiva.

Algunos perros sufren miopía, otros hipermetropía, y hay razas con una mejor vista que otras. Los lebreles y el labrador retriever son algunas de las razas que gozan de una mejor vista. En cambio, el pastor alemán, el rottweiler y el schauzer enano tienden a la miopía.

De todas maneras, en el caso de los perros, la ceguera no representa un problema demasiado grave, ya que sus otros sentidos, sobre todo el oído y el olfato, le permiten adaptarse a la falta de visión.

LOS PERROS PUEDEN VER EN COLOR, pero de forma diferente a las personas. Los colores que mejor distinguen son los más cercanos al azul y el violeta. Los tonos verdes y rojos los ven grises; los amarillos y naranjas, amarillentos. Por eso, para jugar es mejor utilizar una pelota azul que una roja porque el perro la encontrará mejor entre el césped que él lo ve de color gris.

EL CAMPO VISUAL CANINO también es diferente. Al perro le cuesta ver objetos situados a una distancia cercana(unos 30 cm) porque los ve borrosos. Por eso olisquea o toca objetos muy cercanos, como ocurre, por ejemplo, cuando le damos una galleta o encuentra un juguete. En cambio, su vista es muy sensible al movimiento y hay investigaciones que demuestran que pueden detectar un objeto o un animal en movimiento a 800 metros.

La visión periférica de un perro es mucho mejor que la de una persona, y de un solo vistazo percibe muchas más cosas.

UNA DE LAS CARACTERÍSTICAS MÁS IMPORTANTES de la visión canina, es que los perros pueden ver en la oscuridad. Ésta es una herencia de sus antepasados, los lobos, que son expertos cazadores nocturnos. La pupila de un perro posee una gran capacidad de dilatación, lo que permite que cualquier luz, por tenue que ésta sea, estimule la retina. Es aquí donde se encuentra una capa de células reflectantes , denominada tapetum lucidum, que convierte la vista del perro en un eexcelente instrumento para la visión nocturna. Éste tapiz de células está situado en el fondo de la retina, es propio de los mamíferos nocturnos e inexistente en el hombre. Esta misma capa celular es la que hace que los ojos de los animales brillen cuando son iluminados en la oscuridad y que tengan tanta sensibilidad a las luces inesperadas.

En conclusión decir que la visión canina es un maravilloso instrumento adaptado a sus necesidades particulares y conocer su funcionamiento ayuda a entender mejor algunas de las reacciones del perro, lo que facilita una mejor convivencia.

Servidores VPS SSD